Saltar al contenido

Ventajas de las barbacoas con tapa

Barbacoa con tapa

Primero, debemos diferenciar entre barbacoa y parrilla: Una barbacoa debe tener su correspondiente tapa, y todo lo que no lleve tapa es una parrilla. Las de obra, normalmente, son parrillas y no barbacoas. La barbacoa nos da la opción de que, según coloquemos las brasas, ésta se convierte en un horno de brasa cuando colocamos la tapa. En este artículo te vamos a explicar las ventajas de las barbacoas con tapa para que le saques todos sus beneficios.

Desde el punto de vista de la seguridad, las barbacoas con tapa son mucho más seguras que cualquier parrilla. Al disponer de tapa las brasas se apagaran solas. En una parrilla, debemos apagarlas nosotros mismos, pues el fuego nunca se puede abandonar estando encendido. Una barbacoa con tapa es la mejor opción para una terraza o ático, por seguridad y comodidad a la hora de su limpieza.

Cocción directa

Utilizando la manera directa los alimentos se asan más rápido, no tardan más de 20 minutos. Esto se debe a que la comida esta en mayor contacto con el fuego. En una barbacoa eléctrica o con gas, solo debes ajustar la temperatura correctamente y colocar los alimentos. Se usan cortes pequeños de carnes, salchichas o cualquier tipo de embutido pequeño.

Se distribuye bien el carbón de una manera uniforme en la cubeta de la barbacoa. Cuando la parrilla haya alcanzado una temperatura de unos 200°C, ponemos los alimentos para cocinarlos. Si no cuentas con un termómetro, basta con observar las brasas hasta que se tornen de un color blanco grisáceo.

Hay tipos de comidas que no notamos la diferencia al ser cocinados con la tapa cerrada. En este grupo se encuentran los cortes delgados y las hamburguesas. Para su elaboración necesitan de un asado rápido y una temperatura alta, no siendo necesario la utilización de la tapa. El calor intenso que proviene de las brasas será más que suficiente para que los cortes queden perfectos.

Cocción indirecta

El método de cocción indirecto, es más lento, pero permite que la comida quede mejor cocinada, de una manera pareja y homogénea. Esta es una de las principales ventajas de las barbacoas con tapa. Con esta técnica se pueden asar cortes de carne más grandes, como pollos enteros, también permite cocinar postres, hacer ahumados, cocinar al vapor, etc. Para poder informarte más ampliamente sobre el método de cocción indirecto, te recomendamos leas nuestro artículo sobre: Cocción directa e indirecta en barbacoas

coccion-directa-e-indirecta-en-barbacoas

¿Cuándo usar la tapa de la barbacoa?

La tapa hace la función de convertir tu barbacoa en un horno convencional: Con ella conseguimos que el calor y el humo que se producen durante el asado se quedan más tiempo sobre de los alimentos. Provocando que la comida reciba calor por todas partes y su interior se cocine más rápido y uniforme. Cuanto menos tiempo esté la carne en el asador, menos jugos perderá. La tapa en las barbacoas de carbón es un elemento cada vez más solicitado y en las barbacoas de gas es un elemento indispensable.

¿Para qué se utiliza la tapa y cómo sacarle todos sus beneficios?

Otra de las ventajas de las barbacoas con tapa, es que hay ciertas comidas que necesitan cocinarse en un ambiente o lugar más caliente de lo normal sobre un fuego que este distribuido eficientemente. Para este tipo de cocción, la barbacoa cerrada o con tapa es la mejor opción. Se consiguen esas condiciones que tu alimento necesita para cocinarse, la cuál, en una parrilla (barbacoa sin tapa) nunca conseguirías.

Cuando se cocina con la tapa cerrada, el calor se mantiene dentro de la barbacoa. Conseguimos que la carne se cocine por el fuego que le llega desde abajo, y también por la parte superior y sus costados. La tapa genera un ambiente que envuelve a todo el alimento, cocinándolos por todos los lados posibles, dándole ese genuino saber jugoso y ahumado.

Hay que tener en presente que cada vez que abrimos la tapa, el calor se escapa y la temperatura desciende. Por lo que si estás cocinando un corte que necesita de mucha temperatura es importante que no abras la barbacoa si no es necesario.

Uno de los métodos de cocción que necesita obligadamente la barbacoa con tapa, es el indirecto como hemos mencionado antes. Esta técnica se consigue repartiendo la fuente de calor. De un lado donde el fuego o el calor no se proyecte directamente sobre los alimentos colocados en la parrilla. Para poder usar este método se necesita indudablemente la tapa, ya que nuestras piezas se van a cocinar a través del aire caliente por convección que se va a producir en el interior de la barbacoa. Si los cortes que queremos cocinar necesitan de muchas horas de cocción y temperaturas bajas, entonces lo más seguro es que lo cocines con una parrilla que cuenta con tapa.

Ventajas-de-las-barbacoas-con-tapa

Utilizar la tapa en barbacoas a gas

Una de las mejores formas de sacar rendimiento a tu barbacoa a gas es utilizándola como si fuera un horno convencional, consiguiendo los aromas y los sabores que da el efecto parrilla. Este efecto lo conseguiremos utilizando la tapa y haciendo un correcto uso de los quemadores. Para tener un efecto horno debemos tener calor indirecto, evitando que el fuego no de directamente sobre los alimentos que estamos cocinando.

Ventajas-de-las-barbacoas-con-tapa

Trucos y utilización de las barbacoas a gas con la función horno:

Siguiendo enumerando las ventajas de las barbacoas con tapa, le toca el turno a las barbacoas a gas. Pondremos un protector de parrilla de aluminio debajo de la parrilla para asar. Consiguiendo que el calor de los quemadores no de directamente sobre la carne que queremos asar. Con esto evitaremos el riesgo de quemarse, y que por dentro nos quede cruda. No abusaremos de poner la barbacoa con mucho calor. Lo ideal es trabajar entre 150 y 220 ºC, solo subiremos esa temperatura si queremos hacer pizzas o pan. Con esta temperaturas conseguiremos una cocción prolongada de nuestro asado y que no se nos queme. La zona de la carne que está mas cerca del quemador, le vamos a dar la vuelta a media cocción. Con esto conseguimos que el asado sea igual por todas las partes. Todo esto siempre con la tapa cerrada para que se cree un calor indirecto que vaya creando un calor por convección de aire caliente alrededor de nuestro asado.

 Siempre para este tipo de efecto es recomendable utilizar piezas con alto contenido en grasa, para que esta vaya cocinando por dentro el asado y se vaya escurriendo hasta las barras flavoricer para convertirse en un aromático humo que impregnará de sabor el asado que estemos haciendo.

Las 10 barbacoas con tapa más vendidas

Última actualización el 2024-02-21 / Imágenes de productos ofrecidas por Amazon