Saltar al contenido

Cómo limpiar una barbacoa

como limpiar una barbacoa

Hemos terminado de disfrutar una magnífica parrillada y ahora toca limpiar. Sin embargo, el trabajo de limpieza que tiene una barbacoa puede ser algo complicado. ¿Cómo limpiar una barbacoa?

Hemos decidido incluir una barbacoa en nuestro hogar, ya que nos permite disfrutar de asados, carnes ahumadas, a la braza, al carbón y con un sabor totalmente diferente al de otros métodos de cocción. La barbacoa al finalizar su uso, tiende a acumular grasa, residuos de comida quemada y otras sustancias que son difíciles de eliminar con un lavado normal. Cuando no se limpia de forma adecuada, tiende a deteriorarse con más facilidad. Vamos a ver los pasos para dejarla perfecta.

El tener una barbacoa es una responsabilidad, sobre todo si es de carbón. Requiere de un mantenimiento regular y una limpieza a profundidad cada cierto tiempo. A fin de cuentas, está expuesta a la grasa de los alimentos, el carbón que se convierte en ceniza y el óxido.

Desmontar las partes de la barbacoa

Debemos desmontar las partes de la barbacoa que se pueden separar. Esto permite limpiar con más facilidad la parrilla y las demás partes que suelen quedar sucias después de usarlas. Nos aseguraremos de emplear un cepillo metálico o una esponja de alambre para lograr remover cualquier residuo de comida carbonizada o grasa de la superficie de la barbacoa.

Las parrillas son una pieza clave en tu barbacoa y deben de estar limpias en todo momento. Ya que todos los alimentos que cocinamos pasan por ella. Una parrilla sucia provoca un mal sabor en los alimentos, arruinando nuestra barbacoa. Procura que estén frías en el momento de limpiarlas, pero sin dejar que los restos de alimentos se queden muy fríos y cuesten de retirarlos posteriormente. Una parrilla limpia significa poder disfrutar del mejor sabor de los alimentos que vayamos a cocinar.

limpieza de barbacoa

Limpieza de parrillas fijas

Para las barbacoas en las que no se pueden retirar las parrillas o van montadas sobre un cajón recoge cenizas, la limpieza la haremos en la propia barbacoa. Retiraremos toda la ceniza. Vamos a usar líquido para limpiarla y no queremos crear barro. Coge un recipiente y le echas bicarbonato, agua y deja que se mezclen bien.

Una vez conseguido el liquido, cogemos un cepillo de fibras duras, evitando los metálicos o de mucha dureza, porque podrían rayar la parrilla y solo conseguiremos que en próximas barbacoas los alimentos se queden aún más pegados. Mojamos el cepillo en la mezcla de bicarbonato con agua y cepillamos la parrilla. Verás como poco a poco se van retirando los restos de comida y quedan totalmente limpias.

Cómo limpiar una barbacoa de gas

Vamos a ver ahora como lo haríamos en las barbacoas de gas con tapa. Realizando esta técnica, es la forma más sencilla para retirar los restos de alimentos y mantener siempre limpia nuestra barbacoa. Una vez retirados los alimentos cocinados, bajamos la tapa de la barbacoa, ponemos la temperatura al máximo y dejamos que se mantenga así durante unos 15 minutos.

Pasado ese tiempo, cualquier resto de alimentos habrá quedado totalmente calcinado y solo tendrás que pasar un papel de cocina para retirar lo que ya será simple ceniza.

limpiar barbacoa

Limpieza de una barbacoa con productos desengrasantes

Procuraremos no utilizar limpiadores químicos para desengrasar nuestras parrillas. No sólo las contamina más de lo que estaban, sino que también contienen compuestos que podrían ser tóxicos o invasivos con el sabor y el aroma de nuestra carne y verduras. La mejor opción es preparar tu mismo tu propio desengrasante con ingredientes naturales. Estas son las claves para dejar la parrilla y las demás partes como nuevas.

Para hacer nuestro desengrasante casero, combinamos una taza de bicarbonato de sodio (200 g), con el zumo de un limón. Cuando consigamos una pasta espesa, la frotaremos sobre la barbacoa con la ayuda de un cepillo o una esponja. La dejamos actuar unos 10 minutos y, finalmente, retiramos los residuos con un paño húmedo.

Tanto la parrilla como los demás elementos desmontables de la barbacoa podemos sumergirlos en agua caliente después del uso de desengrasante. Esto remueve en su totalidad los residuos o cualquier suciedad.

Cómo limpiar una barbacoa con cebolla

Un método muy popular a la hora de limpiar una barbacoa es emplear una cebolla. Aunque en principio puede sonar un poco raro, en realidad este ingrediente es bastante útil para evitar que cualquier residuo de grasa o comida se quede pegado de la parrilla. Usaremos una cebolla fresca partida por la mitad para frotarla sobre la parrilla caliente con el fin de desengrasarla y limpiarla profundamente.

También puedes usar un poco de jugo de limón o vinagre, pero nunca uses desengrasantes químicos. La bulba de las cebollas tiene propiedades antibacteriales, y el limón ayuda a cortar la grasa de manera efectiva y completamente natural. Podemos utilizar unas pinzas o unas tenazas para barbacoa.

limpiar barbacoa

Eliminar las cenizas de la barbacoa

Una vez eliminada la grasa y los residuos de los elementos desmontables, es el turno de retirar los restos de cenizas que hay en el fondo de la barbacoa. Te recomendamos tener a mano un cepillo y un recogedor. Siempre esperaremos a que las cenizas estén bien apagadas para evitar limpiar restos de brasas aún calientes, que puedan quemar el recipiente donde vas a verter esas cenizas. Recogemos todo en un montón y lo vertemos en una bolsa de basura. Tendremos cuidado en no echarlas de golpe, ya que conseguiremos que la ceniza salga de la bolsa y ensucie la zona de la barbacoa. Evitaremos siempre utilizar agua en la limpieza de las cenizas. La mayoría de la ceniza, después de una buena combustión, se convierten en pequeñas partículas, por lo que mojarlas convertirán esa ceniza en un montón de barro, que se incrustará en cualquier recoveco o espacio costándonos mucho poder retirarlo.

Después de retirar la mayor parte de la ceniza y viendo que aún se nos resisten unos pequeños restos, podemos Verter agua caliente en la barbacoa. A continuación, dejamos reposar unos 15 minutos y quitamos el agua. Luego, volvemos a verter agua templada y quitamos los restos de ceniza con un cepillo metálico. Por último, aplicamos un poco de lavavajillas, frotamos con el cepillo y enjuagamos.

Con esto deberíamos haber conseguido que nuestra barbacoa quede impecable para la próxima vez que la utilicemos y siempre la tengamos como el primer día.

Las 10 accesorios para limpiar barbacoas más vendidos

Última actualización el 2024-02-21 / Imágenes de productos ofrecidas por Amazon